personalización de productos en retail

Personalización de productos en retail

El sector del comercio presencial, comercio físico o retail está atravesando por tiempos convulsos. Ahora ya no basta con tener un buen producto, sino que es necesario crear estrategias para conseguir que el cliente se acerque a la tienda a por él. Una de las tendencias en auge es la personalización de productos.

En Brix os contamos por qué debéis optar por esta alternativa en vuestro comercio retail.

Marcar la diferencia

No nos engañemos, el comercio online crece a pasos agigantados cada día. La comodidad de poder acceder a una amplia gama de productos a golpe de clic, engancha al comprador.

Internet ofrece la posibilidad de comparar entre cientos de tiendas y millones de productos diferentes.

Pero no todo está perdido para el comercio retail. Es tiempo de agudizar el ingenio para conseguir que los clientes prefieran venir a nuestra tienda a comprarlo.

Para ello, marcar la diferencia es esencial. Ofrecer el mismo producto, aun con precios realmente competitivos y a veces inferiores a los de internet, no es la solución.

A grandes males, grandes remedios

Las modas son pasajeras, lo que hoy triunfa, mañana apesta.

Pero, ¿qué sucede cuando un cliente adquiere un producto a medida o customizado? Este tipo de personalización de productos aporta beneficios en muchos sentidos.

Por un lado, el cliente puede elegir el producto base que luego personalizará. Dependiendo del sector, contará con más o menos alternativas que le sirvan de punto de partida. Contar con varios modelos básicos será una ventaja frente la competencia.

La personalización del producto permite al cliente adquirir algo prácticamente diseñado por él. Esta capacidad de creación aumenta el autoestima del comprador, que añadirá al producto exactamente lo que está buscando en él. ¡Éxito asegurado!

No podemos olvidar la necesidad de ser iguales, pero diferentes. Es decir, el cliente puede comprar un producto que esté de moda, pero darle su toque personal. Seguro que genera el efecto deseado, con la consiguiente pregunta de «¿dónde has comprado esto?».

Si se consigue esto, no solo se logra un cliente satisfecho, sino que el «boca a boca» atraerá a nuevos clientes de su círculo que compartan los mismos intereses.

Numerosos ejemplos de éxito

Muchas son las grandes empresas que han optado por la personalización de productos como valor añadido.

En el supermercado encontramos una famosa marca de refrescos que mostraba un nombre diferente en cada botella. También lo hizo una conocida marca de crema de chocolate para untar.

En cuanto a la moda, son varias las marcas de calzado deportivo que dieron la campanada al permitir personalizar las zapatillas de cada cliente.

Si nos vamos al sector automoción, una marca de coches dio la posibilidad de personalizar el interior del vehículo. Fue un gran éxito que todavía perdura con el paso de los años.

Ofrece la personalización de tus productos

Hoy en día son muchas las posibilidades de personalizar los productos para los clientes. Algunas marcas cuentan con soluciones informáticas que permiten que el cliente personalice online su producto y lo pague para recibirlo donde quiera, o recogiéndolo en la propia tienda.

Otras opciones pasan por ofrecer un espacio diseñado para que los clientes customicen los productos que quieren adquirir. Esta especie de DIY atrae cada vez a más personas que buscan la satisfacción de hacer algo propio, una creación única.

¿Se adapta la personalización a los productos que vendes? Si es así, no pierdas la oportunidad de darle valor añadido a tu negocio.

¿Te gusta la idea y quieres crear tu propio espacio para mejorar la experiencia de compra? ¿Quiers diseñar una tienda única?

En Brix contamos con las mejores soluciones para tus proyectos inmobiliarios. Contacta con nosotros y haz de tu proyecto una realidad.